Receta cocina de legumbres
Más de 30 recetas de cocina de legumbres divididas en cinco grupos: recetas de alubias, recetas de lentejas, recetas de garbanzos, recetas de habas y recetas de guisantes.

 

 

Revista de recetas de cocina, vinos, dietas y alimentación
Recetas y cocina
Menús y gastronomía
Dietas y salud
Zona de vinos

Alimentos e ingredientes

Legumbres, sabrosas y sanas

En 2013 la ONU proclamó el año 2016 como año internacional de las legumbres, impulsado a través de la FAO. El objetivo principal de El Año Internacional de las Legumbres fue sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las legumbres como parte de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición. ¿Qué ventajas tiene consumir legumbres?

 

¿Qué son las legumbres?

Las legumbres son cultivos leguminosos anuales que producen entre uno y doce granos o semillas de tamaño, forma y color variables dentro de una vaina. Son estas semillas las que se utilizan como alimento. Alubias, lentejas, garbanzos, soja, habas y guisantes son plantas leguminosas,  pero el término “legumbres” se suele emplear para  los cultivos cosechados en grano seco, de modo que muchas veces, sobre todo habas y guisantes cosechados en verde o soja en brotes, estarían dentro del grupo de las hortalizas.

 

Valor nutritivo de las legumbres

En general, las legumbres destacan por su alto contenido en proteínas. Pero cabe tener en cuenta que, a excepción de la soja, las proteínas de las legumbres son de bajo valor biológico. Esto implica que carecen de algunos aminoácidos esenciales para la alimentación humana. Sin embargo, esto se puede compensar cocinando las legumbres con otros alimentos como los cereales, que al tener aminoácidos de los que carecen las legumbres, generarían platos con proteínas de alto  valor biológico, equivalente a las proteínas de origen animal (ver aquí recetas de arroz con legumbres).

Además, las legumbres son una importante fuente de hidratos de carbono o glúcidos. Esto hace que sean muy energéticas, siendo a  la vez bajas en grasas o lípidos. De hecho, a excepción de los garbanzos y soja,  la proporción de grasas de las legumbres está alrededor del 2%.

Las legumbres, a su vez, tienen un gran poder saciante, no sólo por su alto contenido en hidratos, sino también porque son ricas en fibra. Sin ser específicamente un nutriente, la fibra contribuye a reducir los niveles de colesterol y facilita la digestión.  A pesar de ello, las legumbres pueden producir gases.  En general, esto sucede porque al estar un tiempo sin consumirlas, la flora intestinal se empobrece. Pero si se introducen en nuestra alimentación poco a poco y de forma regular, se pueden digerir sin molestias.

El aporte nutritivo de las legumbres se completa con vitaminas, sobre todo del grupo B, y minerales,  entre los que cabe destacar el calcio, el hierro, el magnesio y el zinc.