Receta fácil y rápida de sopa de tomate que parte de un sofrito de cebolla, requiere caldo de verduras y se espesa con pan. De raíz en la gastronomía extremeña e ideal como entrante, esta receta es también una receta vegetariana vegana.

Ingredientes para 4 personas

Cómo hacer sopa de tomates

En una olla con agua hirviendo se escaldan (blanquean) los tomates y se pelan. Luego se trocean en brunoise (tacos pequeños) y se reservan.

Se corta la cebolla en brunoise y, en una olla con un chorrito de aceite, se pone a pochar, tapada, a fuego lento y con sal para que sude.

Paralelamente, se eliminan las semillas del pimiento, se lava, se corta en brunoise y se reserva. Se pelan dos dientes de ajo (se reserva uno) y se pican.

Cuando la cebolla esté blanda, se añaden los dientes de ajo picados y se doran. Luego se incorpora el pimiento y se sofríe. Se añade el tomate troceado, se sala y se deja que se sofría unos 15 minutos.

Entre tanto, se hace una majada con el diente de ajo reservado. Pasados los quince minutos, se añade la majada a la olla, se rehoga, y se añaden las 5 tazas de caldo vegetal (o el agua). Cuando alcance el hervor, se baja el fuego y se deja cocinar unos 15 minutos más.

Pasados los mismos, se apaga el fuego y se puede incorporar el pan troceado directamente en la olla, removiendo para que se empape, o bien se puede disponer el pan en rodajas sobre un plato y servir por encima la sopa bien caliente.

Variantes. La sopa de tomates se puede aromatizar con unas hojas de albahaca fresca o perejil fresco picado, orégano, etc. que se añadirían al final.

Receta incluida en los menús siguientes:





Otras recetas de sopas de verduras y hortalizas

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario