Receta típica de la gastronomía andaluza en la que se cuecen los garbanzos con ajo y cebolla y caldo, para luego añadir una majada que da textura y sabor. Receta ideal como entrante y receta vegetariana.

Ingredientes para 4 personas

  • 300gr de garbanzos secos
  • 250gr de espinacas
  • Medio litro de agua o caldo vegetal (ver receta aquí)
  • 1 zanahoria
  • 2 cebollas medianas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 rebanada de pan del día anterior
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cucharadas de vinagre
  • Aceite y sal

Cómo hacer garbanzos con espinacas al estilo andaluz

Los garbanzos secos deben ponerse en remojo un mínimo 12 horas antes de elaborar la receta (la noche antes). Antes de empezar la receta, se escurren y se reservan.

Se pela y se lava una cebolla, y se corta en juliana (la otra se reserva). Se pelan los dientes de ajo y se pela, se lava y se trocea la zanahoria en trozos grandes.

En una olla con un chorro de aceite se sofríe la cebolla y dos dientes de ajo (se reserva el tercero). Luego se rehoga la zanahoria junto al laurel y se añaden los garbanzos. Se añade el líquido de cocción (agua o caldo vegetal), sal y se hierven a fuego lento y tapados durante unos 2 horas (el tiempo es variable según el tipo de garbanzo, pero el objetivo es que queden al dente, cocidos sin que se deshagan).

Una vez cocidos los garbanzos, se cuelan, reservando el líquido de cocción por un lado y los garbanzos por el otro, y retirando la zanahoria y el ajo (para desechar o reaprovechar para un revuelto con huevos u otra receta).

Las espinacas se preparan aparte. Si son frescas, se blanquean, si son congeladas, se dejan descongelar escurriendo bien el agua. Se reservan.

Aparte, en una sartén con aceite, se fríe el diente de ajo que se había reservado, laminado, junto con la rodaja de pan. Una vez fritos los sacamos y reservamos el aceite. Ponemos pan y ajo en un mortero, junto con el comino y el vinagre, machacando el conjunto. Una vez elaborada esta majada, se reserva.

En una cazuela, vertemos un chorro del aceite en que se frieron pan y ajos de la majada, y pochamos una cebolla mediana (previamente cortada en brunoise –dados pequeños). Se añade el pimentón con cuidado de que no se queme, y acto seguido los garbanzos y las espinacas. Se añade el líquido de cocción reservado junto con la majada, se corrige de sal, y se deja hervir a fuego lento hasta que el caldo espese.

Receta incluida en los menús siguientes:




Otras recetas de potajes

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario