Receta fácil en la que se puede optar por cocer primero las patatas para luego freírlas o bien confitarlas. Se incluye la receta de salsa brava casera que tanto caracteriza a este plato típico de la gastronomía española.

Ingredientes para 4 personas

Para la salsa brava casera

Cómo hacer patatas bravas

Se limpian bien las patatas y, sin pelar, se ponen a hervir en una olla , partiendo de agua fría con sal. Una vez arranque el hervor, se baja el fuego y se dejan cocer durante unos 20 minutos.

Luego, aún en caliente, se pelan. Luego, se dejan atemperar y, una vez frías, se trocean a gajos o cubos irregulares. Es importante trocearlas en frío para evitar que se rompan.

Una vez troceadas, en una olla con abundante aceite caliente, se ponen a freír para darles la capa exterior crujiente. Se sacan del aceite y se ponen a escurrir en papel absorbente. Se añade sal al servirlas.

Variantes. Hay quien, en lugar de cocer las patatas, las pela, las trocea y las confita en aceite a fuego muy lento (ver técnica de confitar aquí).

Cómo hacer salsa brava casera

Se pelan los dientes de ajo y se laminan. En una sartén con un chorrito de aceite, se rehogan los ajos junto a la cayena (y al comino, si se ha optado por usarlo). Luego se vierte el vino y se deja reducir a fuego lento durante un cuarto de hora. Transcurrido el mismo se añade la salsa de tomate y el pimentón, se remueve y se deja cocer a fuego lento otro cuarto de hora. Transcurrido el mismo, se retira del fuego y se pasa por el chino.

Esta es una salsa que se sirve atemperada. A la hora de servirla con las patatas, hay quien pone primero una base de mayonesa (ver receta de mayonesa casera aquí) y, sobre la misma, la salsa brava.

Otras recetas de patatas fritas

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario