Receta rápida que parte del pulpo ya cocido para elaborar un guiso de patatas que cuenta entre sus ingredientes con fumet y que se aromatiza con una pizca de pimentón y unas hojas de laurel.

Ingredientes para 4 personas

Cómo hacer patatas guisadas con pulpo

Se pelan las patatas, se lavan y se cortan chascáncolas, es decir, introduciendo la hoja del cuchillo en la patata para hacer palanca y dejar que se rompa la última parte de la patata de forma natural. Así soltará el almidón para espesar el caldo, evitando que la patata se deshaga durante la cocción. Una vez cortadas las patatas, se reservan.

Se trocea el pulpo y se reserva.

Se pela la cebolla y se corta en brunoise (dados pequeños). En una cazuela con aceite, se sofríe la cebolla, con un poquito de sal para que sude, a fuego lento y tapada.

Paralelamente, se pelan los dientes de ajo y se pican. Cuando la cebolla está pochada, se añaden los dientes de ajo y se doran. Una vez dorados, se añade el pulpo y se rehoga ligeramente. Luego se agregan las patatas, se espolvorea el pimentón (dulce o picante, al gusto) y se rehogan con cuidado de que el pimentón no se queme. Se añade el vino, se deja reducir unos minutos y, finalmente, se cubre el conjunto con fumet, se corrige de sal y se añade la hoja de laurel.

Una vez el caldo alcanza el hervor, se baja el fuego, se tapa la cazuela y se deja guisar a fuego lento hasta que las patatas estén cocidas. El tiempo de cocción variará en función del tipo de patata y el tamaño de los trozos de la misma.

Otras recetas de patatas guisadas

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario