Tamizar es una técnica de cocina que se emplea para separar ingredientes que se aglutinan fácilmente, formando bolitas, o para separar sólidos de líquidos y para uniformar texturas. ¿Con qué utensilios se tamiza, cómo y qué nos aporta?

Cómo tamizar y por qué tamizar ingredientes en polvo

Para tamizar se necesita un tamiz. Existen muchos utensilios de cocina que se emplean como tamizadores (cedazo, cucharas para tamizar, etc), pero el que seguro no falta en ninguna casa es un colador. Este se emplea para separar ingredientes en polvo, que se aglutinan fácilmente formando bolitas, como la harina, el cacao, el azúcar glass o el pan rallado.

El ingrediente a tamizar se coloca en el colador y este se sacude ligeramente, de lado a lado, de modo que el ingrediente en polvo atraviesa la rejilla y cae, muy fino, sobre un bol o recipiente inferior. Con ello se consigue que, luego, dicho ingrediente se integre con uniformidad en la receta, evitando posteriores grumos. A su vez, al tamizar se airea el producto lo cual implica que, por ejemplo, en el caso de la harina para una masa para rebozar o con un bizcocho, estos queden más esponjosos.

También se emplea el tamizado para espolvorear, a modo decorativo, por ejemplo cacao o azúcar glass sobre pasteles. Al tamizar, se consigue que el motivo decorativo quede fino a la vez que homogéneo.

Tamizar para depurar

También se puede tamizar para separar líquidos de sólidos, eliminando pepitas y pieles en un gazpacho, grumos en una salsa, etc. En estos casos, se empleará como tamiz el colador chino (un colador cónico). Se vierte el líquido sobre el mismo (con un bol debajo) y en lugar de sacudir, se remueve dentro del colador con una cuchara, con la mano del mortero, etc. Con ello, del colador sale el líquido fino, sin grumos, y con una textura uniforme.

Escrito por:uranda

Deja un comentario