El té es una de las bebidas más populares del mundo. La misma planta (Camellia Sienensis), es la que nos da más de 300 tipos de té, pero en esencia, hay cuatro tés básicos: el té blanco, el té verde, el té negro y el té rojo. ¿En qué se diferencian y cuáles son sus características?

Características y propiedades del té blanco

El té blanco procede de los primeros brotes de la planta que aparecen en primavera, cuando se concentran toda la energía y los nutrientes en la misma. Se necesitan miles de brotes recogidos a mano para conseguir una pequeña cantidad de té, pues luego se deja secar al aire libre sin ningún tipo de fermentación ni tratamiento más, por lo que es de los más caros.

El té blanco es el que menos cafeína tiene (la mitad que el té verde) y es el de más alta capacidad antioxidante (3 veces más que el té verde). Además, mejora las defensas, favorece la eliminación de grasas acumuladas en el cuerpo y baja los niveles de colesterol malo (LDL), combate la fatiga mental y aumenta la capacidad de concentración y memoria.

Características y propiedades del té verde

Hojas de té verde

El té verde tampoco es un té fermentado. Tras la recolección de la hoja fresca, se deja secar y luego se cuece al vapor para secarlo de nuevo al fuego, produciendo después una infusión de té templada y fresca.

El té verde también tiene propiedades antioxidantes, reduce el colesterol malo (LDL) a la vez que aumenta el bueno (HDL). Es diurético, broncodilatador y astringente, ayuda a quemar las grasas y disminuye los niveles de azúcar en sangre, por lo que es muy recomendable para personas con diabetes. Además, por su gran cantidad de fluor, protege la dentadura.

Características y propiedades del té rojo

Hojas de té rojo

Ciertos tipos de té rojo tienen la mitad de fermentación que el té negro. En general, las hojas recolectadas se exponen a un breve secado al aire libre para luego secarse durante más tiempo en una habitación cerrada.

El té rojo contiene el doble de cafeína que el té verde y la mitad que el té negro. También ayuda a quemar grasas y disminuye el colesterol y es antioxidante, pero además es digestivo (estimulando las glándulas digestivas y facilitando especialmente la digestión de comidas grasas). A su vez, protege el sistema cardiovascular y tiene efectos desintoxicantes o depuradores, pues activa las funciones del hígado.

Características y propiedades del té negro

Hojas de té negro

El característico color oscuro del té negro se obtiene dejando las hojas recién recolectadas en habitaciones húmedas para que fermenten. Es probablemente el té más popular en occidente, con variedades tan conocidas como Early Grey, Ceylan, Java, Assam o Darjeeling, considerado uno de los más finos.

El té negro es el que tiene más cafeína de todos. Aromático (debido a la fermentación) y de sabor fuerte, muchas de sus variedades son las que se combinan con leche. También con efectos antioxidantes, mejora la capacidad de dilatación y contracción de vasos sanguíneos, protegiendo el sistema cardiovascular. A su vez, previene la caries, gracias a su alto contenido en flúor, y contribuye a la oxidación del colesterol bueno.

Escrito por:uranda

Deja un comentario