El reto de una buena barbacoa es dejar la carne en su punto, pero no podemos controlar la temperatura como cuando asamos a la plancha o asamos al horno. Sin embargo, hay una serie de claves que nos pueden facilitar un sabroso asado a la plancha.

Trucos y consejos para asar carnes a la brasa

El primero paso es calentar la parrilla de la barbacoa un mínimo de 5 minutos. Con la parrilla caliente, evitamos que la carne se pegue, pero además, se eliminan los olores y posibles restos de asados anteriores. A su vez, antes de poner la carne sobre la parrilla, lo mejor es que esté a temperatura ambiente.

Asar la carne a la barbacoa en su punto dependerá del grosor del corte, pero en todo caso, es mejor marcarla primero acercándola bastante a las brasas (sobre unos 4 centímetros), para luego elevar la parrilla. Cuanto más grueso sea el corte, la parrilla tendrá que estar más elevada de las brasas para que se cocine por dentro sin resecarse, y para que se tueste por fuera sin quemarse. En el caso del cordero, aunque el corte sea fino, es especialmente importante dejar que se ase lentamente para asegurarnos que quede tierno.

A su vez, es importante no salar la carne en crudo. La sal favorece la pérdida de jugos, lo cual facilita que la carne nos quede seca. Por lo tanto, es mejor añadir la sal a la segunda vuelta, e incluso una vez asada la carne por completo.

Descubre más trucos y consejos sobre barbacoas

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario