Una extensa formación en restaurantes de prestigio han llevado a Fernando Pérez Arellano a desarrollar una cocina personal y evocadora, que mima el producto con excelsa técnica para crear una paleta que funde color con textura y sabor. Todo ello anclado en el territorio de Mallorca, donde se halla el restaurante Zaranda, con dos estrellas Michelín.

Fernando Pérez Arellano, el chef

Fernando P. Arellano

Nacido en Madrid en 1978, Fernando Pérez Arellano marchó hacia Inglaterra para aprender idiomas cuando finalizó sus estudios de C.O.U. Trabajó fregando platos y se sintió atraído por el trabajo de los cocineros. A partir de ahí, decidió probar y acabó pasando por restaurantes de reconocido prestigio como “Patrick Guilbaud” (Dublín), “Le Gavroche” (Londres), “Don Alfonso 1890” (Nápoles), “Maison Pic” (Valence) y “Can Fabes” (Barcelona).

Con este bagaje, en 2005, a la edad de 27 años, abre junta a su esposa Itziar Rodríguez, el restaurante Zaranda en un pequeño local de Madrid, con capacidad para 34 comensales. Un año después llega la primera estrella Michelin y ante el éxito de afluencia, el restaurante se traslada a un local más grande de la capital española. Dos soles de la guía Repsol, y los sucesivos galardones de la guía “Lo Mejor de la gastronomía “Al Grande del Mañana 2008” y a “La Innovación Técnica y Conceptual 2009” lo avalan.

Un lustro después, Fernando Pérez de Arellano y su equipo se mudan a Mallorca y el Zaranda se reubica inicialmente en el Hotel Hilton sa Torre. En 2012 Arellano es galardonado como mejor chef de la isla por el Gran premio Gourmet. Un año después, en 2013, el Zaranda se instala en Castell Son Claret, su actual ubicación, donde en la guía 2016 el trabajo de Arellano se ve reconocido con una segunda estrella Michelin por “una cocina de autor, de excelente técnica, que busca la complicidad con la calidad de los productos locales, para conseguir sorprendentes fusiones de sabores”.

El restaurante Zaranda

Ubicado en Calvià (Mallorca), el restaurante Zaranda está en el Hotel Castell Son Claret, conjunto histórico del siglo XIX. En una sala decorada con obras de arte local y vistas a la cocina, el comensal puede degustar unos platos que se sumergen en la riqueza gastronómica balear ejecutados con carácter académico y corazón vanguardista.

En los menús degustación del Zaranda se han servido platoss como el huevo negro (con caviar de sepia y cebolla blanca), la serviola al punto (teriyaki de sardinas y migas crujientes) o las texturas de calabacín (scomoza ahumada, piñones y trufa de verano), por citar algunos ejemplos.

El precio medio por comensal es de 130 a 175€ y el restaurante cuenta con una bodega con 170 referencias.

Escrito por:uranda

Deja un comentario