¿Cuántas veces hemos oído que la pasta debe quedar “al dente»? Esto significa que debe quedar tierna pero con un punto de firmeza. Y para ello hay que hervir la pasta en tiempos variables que variarán según su forma y su grosos. Pero hay elementos imprescindibles para cocer la toda pasta correctamente. ¿Cuáles?

¿Cuánta agua se necesita para cocer pasta?

La pasta necesita cocerse en abundante agua para evitar que se pegue entre sí y para asegurarnos una temperatura constante durante la cocción. Por ello, es importante al menos usar al menos un litro de agua por cada 100gr de pasta.

Hay quien pone un poco de aceite al agua. Esto es recomendable con pastas largas como los espaguetis o placas para lasañas o canelones, pues tienden a pegarse entre sí. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este método puede dificultar que luego la pasta ya cocida absorba todo el sabor de la salsa con que se acompañe.

Con la olla al fuego

Se pone el agua a fuego máximo en una olla grande (puesto que la pasta crece a media que se va cociendo) y cuando empiece a hervir se añade la sal, que potenciará el sabor de la pasta a ayudará a mantener su forma. Se deja disolver bien la sal en el agua y, pasados unos segundos, se añade la pasta.

Si es una pasta corta (ver aquí tipos de pasta), se remueve inmediatamente para que no se pegue entre sí. Si son pastas rellenas, como tortellini o raviolis, hay que echarlos con cuidado, rápido, de dos en dos, para que no se abran ni se rompan y luego habrá que ir removiendo de vez en cuando para que no se peguen. Si es pasta larga y seca, es posible que no quepa entera en la olla, por lo que habrá que ir forzándola con una espumadera para que se sumerja lo antes posible en el agua. Una vez sumergida, se remueve para que no se pegue.

Al añadir la pasta al agua, esta perderá el hervor. Se debe mantener a fuego máximo hasta que vuelva a hervir y entonces, se baja el fuego a medio alto, no mínimo, para asegurarnos que el agua sigue hirviendo. Si el agua no hirviera bien, la pasta se acabaría cociendo, pero absorbería demasiada agua y quedaría blanda.

Tiempos de cocción de la pasta

La pasta se debe dejar hervir destapada. El tiempo de cocción variará según los ingredientes de los que está hecha la pasta, su tamaño y su grosor. Además, hemos de tener en cuenta que la pasta fresca tarda mucho menos en hervirse que la seca. Por ello es importante ver el tiempo de cocción que recomienda el paquete, que cuenta desde que se hecha la pasta al agua hasta que la escurrimos.

Teniendo en cuenta este tiempo, lo mejor es ir probando la pasta para asegurarnos del punto de cocción. Si cuando se prueba aún no está hecha, lo mejor es irla probando a lo sumo cada medio minuto para evitar que se pase.

¡Ojo al escurrir la pasta!

Cuando la pasta ya está hecha, hay que sacarla inmediatamente del fuego y escurrirla, con cuidado, pero lo más rápido posible, pues sigue cociéndose en el agua caliente aunque la hayamos retirado del fuego. En el caso de pastas rellenas, en lugar de verter la pasta sobre el colador, es mejor sacarla con una espumadera para evitar que se rompa y no agitarla.

Con el resto de pastas ya en el escurridor, se puede agitar ligeramente, pero no es bueno dejar escurrir y secar completamente, ya que así nos aseguramos que mantiene su forma y no se pega entre sí.

También para asegurarnos que no se pega, lo mejor es no dejarla enfriar y servir lo antes posible, condimentada al gusto, o con la salsa que elijamos. Por ello, lo mejor es preparar las salsas y la pasta se debe cocer en el último momento.

Escrito por:uranda

Deja un comentario