Compuesta a base de harina y agua, y opcionalmente otros ingredientes como huevo, sal, hortalizas y verdura (tomate, zanahoria, espinaca), e incluso tinta de mariscos como sepia o calamar, la pasta es uno de los ingredientes más populares de la cocina internacional.

Tipos de pasta

Los tipos de pasta son innumerables, tanto por su composición como por sus formas. En cuanto a la composición, dependerá del tipo de harina, que puede ser de sémola de trigo, pero también de alforfón, arroz, etc. De hecho, los restos de fideos más antiguos que se han hallado, procedentes de China, eran de harina de mijo.

A su vez, la pasta se ha dado a conocer a través de la cocina italiana, que popularizó la pasta con tomate hacia el siglo XVIII. Gracias a la gastronomía de Italia conocemos muchas formas de pasta, que a nivel básico se podrían clasificar en tres grupos:

  • pastas largas (como los espaguetis o los tallarines), ideales para salsas cremosas y sopas. Los fideos entrarían en este grupo, con grosor y longitud muy variables, al igual que su composición, ya que hay fideos de harina de trigo, de harina de sarraceno (como los fideos soba típicos de la cocina japonesa), fideos de arroz, fideos de verdura, etc. Cada uno tiene su sistema de cocción, ya que con los fideos específicos para fideuá (gruesos y huecos por dentro), rehogamos con el sofrito para cocer el conjunto, mientras que hay fideos de arroz que se sumergen en el caldo hirviendo y quedan listos.
  • pastas cortas, que pueden ser huecas como los macarrones, o en espiral como los fusili. Resultan ideales para salsas con “tropezones”.
  • pastas rellenas, desde tortelini a ravioli, contemplando en un apartado diferencial las pastas rectangulares para recetas de canelones y lasañas.

El valor nutritivo de la pasta

Cien gramos de pasta pueden contener entre 340 y 360 Kcal en función de si incluye huevo entre sus ingredientes. Su alto aporte energético se debe a que el nutriente más importante de la pasta es el carbohidrato (en 100 gramos puede haber entre 70 y 74 gramos de hidratos de carbono). Por ello, la pasta es una fuente de energía muy empleada por deportistas.

Pero todas estas calorías son sin apenas grasas (a lo sumo, en los 100gr de pasta de huevo se llega a los 2,8gr de grasa), mientras que las proteínas, básicamente procedentes del gluten de la harina, pueden llegar a representar un 13%.

La fibra en 100gr de pasta oscila de los 2’9 a los 3’4 gramos, según el tipo de pasta, y minerales como fósforo o potasio representan apenas unos miligramos, al igual que las vitaminas, cuya presencia es variable en función de si la pasta es básicamente de harina, o en su composición se incluyen verduras.

Y para cocinar pasta, enlaza


¿Quieres conocer otros cereales?


Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario