Los frutos secos son alimentos de larga duración, cierto, pero pierden aroma, sabor y textura desde el momento en que se abren o se pelan, y mucho más a partir del momento en que se tuestan. Por eso os proponemos tres métodos para tostar frutos secos y semillas en casa.

Antes de tostar los frutos secos

Parte de la composición de los frutos secos es grasa insaturada, por lo cual no es necesario añadir aceite ni ningún tipo de elemento graso a la hora de tostarlos. Así que la única preparación previa que necesitas es pelarlos y procurar que los frutos sean lo más parecido posible en cuanto a tamaños.

A su vez, por una cuestión de tiempos, no mezcles tipos diferentes de frutos secos, ya que almendras, avellanas, pistachos o cacahuetes no tardan lo mismo en tostarse

Puedes tostarlos sin sal u optar por salarlos. En este útimo caso, el hecho de tostar frutos secos en casa te permite controlar su punto de sal, ya que uno de los principales problemas cuando compramos frutos secos tostados y salados es precisamente el exceso de sal. Si lo hacemos en casa, la idea es salarlos antes del tueste. ¿Cómo? Mézclalos con la sal en un bol, para asegurarte que el proceso de salado sea uniforme. Luego, durante el tueste, la sal se pegará al fruto. Puedes utilizar el mismo sistema si quieres aromatizarlos con alguna especia.

Cómo tostar frutos secos al microondas

Este sistema es muy práctico cuando queremos tostar poca cantidad de frutos secos. Simplemente los extendemos sobre un plato, de modo que formen una sola capa. Luego ponemos el microondas alrededor de 800W o máxima potencia. Y los dejamos tostar.

Es difícil dar tiempos, porque resultan variables en función del tipo de fruto seco, pero en general almendras y frutos secos de estos tamaños pueden tardar entre 4 y 6 minutos en tostarse al microondas.

Eso sí, durante el tueste es importante parar el microondas y remover para asegurarnos que el tueste es uniforme.

Cómo tostar frutos secos en la sartén

Si queremos tostar mayores cantidades de frutos secos, la sartén es también un sistema rápido y práctico. Además, permite controlar perfectamente el tueste.

Así que para ello, ponemos los frutos secos en la sartén bien extendidos, sin que se monten unos sobre los otros, y al fuego. Es importante ir removiendo constantemente para que no se peguen y que el tueste sea uniforme.

Además, el estar pendiente de ellos ayuda a controlar el punto de cocción, ya que pueden pasar de tostados a quemados rápidamente. Si has quitado la piel gruesa pero no la fina que los acompaña, es posible que no veas el cambio de color que implica el tueste. Pero el olor es un buen indicativo.

Cómo tostar frutos secos en el horno

Este es un sistema muy práctico para las mayores cantidades de frutos secos a tostar. Para ello, como siempre que utilizamos el horno, es importante precalentarlo, en este caso a unos 170 o 10ºC, según el horno.

Luego sólo hay que poner papel sulfurizado en la bandeja plana del horno y extender los frutos secos, nuevamente en una sola capa. Cuando el horno alcance la temperatura que necesitamos, los introducimos la bandeja a media altura. Y luego, los tiempos van según el fruto seco y nuestro propio horno, oscilando entre los 6 y los 10 minutos. En todo caso, cada 4 minutos, aproximadamente, es recomendable removerlos para asegurar la cocción uniforme, asegurándonos que vuelvan a quedar extendidos en una sola capa.

Después de tostar los frutos secos

Podemos cortar la cocción pasándolos a una superficie fría, preferiblemente una bandeja donde podamos extenderlos en una sola capa. Así también enfriarán más rápido.

Si has tostado más cantidad de la que finalmente vas a usar, mételos en un bote de vidrio y guárdalo en un lugar fresco y lejos de la luz del sol. Pero recuerda consumirlos en unos pocos días para que no pierdan propiedades.

Y si quieres conocer los frutos secos más utilizados en cocina



Escrito por:uranda

Deja un comentario