El aceite de oliva virgen extra es ideal para aromatizar a través de hierbas y especias, que matizarán sus sabores y las recetas en las que se usen. Aromatizar aceites se basa en introducir en él dichas hierbas o especias, de manera que queden cubiertas, y dejar macerar entre 1 y 4 semanas.

Trucos y consejos para aromatizar aceite

Ingredientes. Cuando sean hierbas aromáticas, es preferible usarlas frescas, aunque se pueden emplear secas. En el caso de especias, como la pimienta o la canela, es preferible usarlas en grano o rama. Además, también se pueden emplear dientes de ajo pelados, tomate seco, e incluso espárragos, pimiento, berenjena o calabacín frescos, en rodajas o tiras. Incluso se pueden dar un tono cítrico al aceite empleando rodajas de limón.

A pesar de todas estas posibilidades, es interesante no mezclar demasiados ingredientes, para evitar que se solapen entre sí y, sobre todo, evitar que solapen el plato al que acompañen.

A la hora de macerar, es importante dejar que el tiempo de maceración (entre 1 y 4 semanas) transcurra en un lugar oscuro y fresco, nunca en la nevera. Transcurrido dicho tiempo, se puede filtrar antes de su uso.

Algunas ideas de aceites aromatizados

El aceite de ajo aporta un sabor mediterráneo ideal, y con una cabeza de ajos y un litro de aceite quedaría listo para su maceración. Para elaborar aceite de pimienta, es ideal mezclar granos de pimienta negra, verde y blanca al gusto.

Hierbas aromáticas

Para acompañar pescados, resultan ideales dos combinaciones de aceites aromáticos. Si el pescado es crudo (carpaccios, preparaciones estilo japonés como sushi…), el aceite aromatizado con una rama de canela y unos trozos de jengibre fresco es ideal; y si el pescado es hervido, cocido al vapor o asado, se puede acompañar de aceite aromatizado con eneldo o con hinojo fresco y unos granos de pimienta blanca.

Para pastas, verduras u hortalizas asadas, hervidas o al vapor, y ensaladas se puede aromatizar el aceite con tomate seco, orégano fresco y/o albahaca fresca, por ejemplo. O bien con aceites de hierbas, que a su vez también resultan ideales para carnes. Se pueden hacer empleando tomillo, romero, orégano y albahaca frescos, por separado, o bien con todas estas hierbas mezcladas a partes iguales.

Escrito por:uranda

Deja un comentario