“Puesto en su lugar”. Este es el significado literal del término francés mise en place. Pero a su vez, mise en place en cocina es un proceso esencial para organizar la elaboración de nuestras recetas. ¿En qué consiste el mise en place?

Los elementos esenciales del mise en place en cocina

El mise en place consiste en preparar todo lo necesario para la elaboración de un plato. Su principal ventaja es que, a través de él, se facilita la planificación del proceso de cocinado. Así, forman parte del mise en place dos bloques esenciales:

la preparación de todo el menaje de cocina que se va a necesitar, desde cuchillos (ver aquí para que sirve cada cuchillo de cocina) a ollas, cazuelas o sartenes, para así tenerlos a mano en el momento de ejecutar la receta.

la preparación de todos los ingredientes y condimentos que se van a necesitar en el desarrollo de la receta. Esto implica desde disponerlos en el espacio de trabajo, hasta lavarlos o limpiarlos, trocearlos en caso necesario, etc. Así, por ejemplo, forman parte del mise en place los cortes de hortalizas, cortes de patatas, despiece del pollo, tamizado de harina…, según lo que requiera la receta. Es decir, que la preparación de los ingredientes implica disponerlos justo como los necesitamos para cocinar el plato que deseamos.

Un buen mise en place no sólo facilita la planificación de la receta, sino que también permite visualizarla previamente a su desarrollo y ejecutarla luego poniendo toda la atención en los tiempos de cocción y lo que ocurre entre fogones, sin estar pendientes de si nos falta algo o nos dejamos algo.

Escrito por:uranda

Deja un comentario