Receta basada en pescaditos rebozados en harina antes de freír, como se suele hacer en la cocina andaluza. En este caso, para ahcer el pescaíto frito, la receta emplea sonsos, un pescado alargado y fino que queda crujiente y sabroso, pero cuya técnica es aplicable a otros pescados al gusto.

Ingredientes para 4 personas

Cómo hacer pescaíto frito a la andaluza

Para hacer los pescaditos rebozados se lavan los sonsos con agua y se dejan secar bien (si se ha optado por pescado variado, en caso de boquerones, sardinillas y jureles hay que eliminarles cabeza y vísceras, para luego lavarlos con agua y dejarlos secar bien).

Se pone a calentar el aceite de oliva en una sartén.

Para hacer pescaito frito es recomendable emplear harina específica para freír pescado, ya que es un poco más gruesa y menos tamizada, lo que asegurará mejor el sellado de la pieza.

Paralelamente, se enharina el pescado que va a caber en la sartén en una primera fritura. Es conveniente enharinarlo justo antes de freír para evitar que la cobertura absorba el agua de los pescaditos rebozados. Estos se depositan en un colador y se sacuden, para que se desprendan la harina sobrante y el rebozado de los pescaditos quede muy fino.

Cuando el aceite esté caliente, se pone el pescado a freír a fuego medio. No conviene freír mucho pescado a la vez para que no se pequen los pescaditos rebozados entre sí. Una vez dorado el pescado, se saca y se deja sobre papel absorbente, no sólo para eliminar los restos de grasa, sino también para que el crujiente exterior no se ablande.

Se repite la operación tantas veces como sea necesario hasta acabar con el pescado. Para que el pescaito frito quede crujiente es conveniente enharinarlo justo antes de freír.

Receta incluida en el menú de recetas tradicionales de España



Otras recetas de pescado y marisco fritos o salteados

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario