Receta fácil y ligera de crema de calabacín, patata y cebolla, que incluye quesitos entre sus ingredientes. La receta incluye una variante de crema de calabacín y manzana para poder servirla en frío.

Ingredientes para 4 personas

Cómo hacer crema de calabacín con queso

Se pelan los calabacines y las patatas, se cortan a tacos y se reservan. Se pela y se lava la cebolla y se corta en juliana (tiras finas).

En una olla con un chorro de aceite se pone a pochar la cebolla. Cuando esta se ha ablandado, se añaden los calabacines y las patata y se rehogan. Se vierte el líquido para hervir (que como máximo cubra el conjunto de hortalizas), ya sea agua, caldo de verduras o caldo de pollo, se corrige de sal y se deja cocinar a fuego lento entre 20 y 30 minutos. Un poco antes de que estos cumplan (unos minutos antes de apagar el fuego), se añade el queso. Removiendo constantemente, se le deja dar un hervor.

Una vez apagado el fuego, se deja reposar unos minutos y luego se tritura el conjunto con la batidora hasta conseguir una suave crema.

Para hacer la crema de calabacín a tu gusto

La crema de calabacín se puede aromatizar con especias al gusto, como pimienta o jengibre. De la misma forma, si gustan los sabores fuertes y contrastados, en lugar de queso cremoso se puede emplear queso parmesano, que se espolvorearía una vez emplatada la crema de calabacín, en lugar de incorporarlo durante la elaboración de la misma como los quesitos.

Para hacer crema de calabacín fría

A su vez, para servir en frío, se puede descartar el queso y se puede elaborar una crema de calabacín y manzana, para lo cual se pondría una manzana troceada a hervir junto a los otros ingredientes, dándole gran frescor al plato resultante.

Receta incluida en los menús siguientes:




Otras recetas de cremas de verduras

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario