Receta fácil de arroz cremoso o meloso, con un sofrito de cebolla, tomate y ajo, además de la alcachofa y la costillita de cerdo, que se aromatiza con azafrán y se cuece con caldo de ave.

Ingredientes para 4 personas

Cómo hacer arroz meloso de alcachofas y costillas de cerdo

Se limpian las alcachofas, eliminando las hojas exteriores y cortando las puntas. Se parten en cuatro trozos, se eliminan los pelos interiores, luego se laminan y se rocían con un poco de jugo de limón para evitar que se oxiden.

Se pelan los dientes de ajo y o se pican muy finos o se machacan en el mortero y se reservan. Se pela la cebolla, se lava y se corta en brunoise (tacos pequeños). Se reservan

Se vierte un buen chorro de aceite en una cazuela y cuando esté caliente, se sellan las costillas de cerdo. Se retiran de la cazuela y se reservan. Luego se saltean ligeramente las alcachofas, se retiran y se reservan.

En la misma cazuela, con el mismo aceite, se pone a pochar la cebolla, tapada, a fuego lento y con una pizca de sal para que sude. Cuando esté bien blanda, se añade el ajo picado o machacado y se dora, se vierte el tomate triturado, se sala, se remueve y se deja reducir, a fuego lento y destapado, hasta que quede muy espeso.

Paralelamente, se pone el caldo de pollo a calentar en una olla a parte, para que ya esté hirviendo a la hora de cocer el arroz.

Con el tomate ya reducido, se añaden costillas de cerdo y alcachofas y se rehogan. Luego se vierte el arroz en la cazuela y se saltea junto a todo el sofrito, sin añadir aún el caldo. Con ello se evita que se abra el grano durante la cocción. Sabremos que el arroz está sellado porque el grano adquiere una textura exterior como de nácar (nacarizada). Cuando sea así, ya se puede añadir un par de cazos de caldo. Se incorpora el azafrán, se remueve, se corrige de sal. Una vez el arroz haya absorbido el caldo, se vuelven a añadir un par de cazos, y así sucesivamente hasta que el arroz quede listo. Durante el proceso de cocción es muy importante ir removiendo el arroz porque, al añadir el líquido poco a poco, se asegurara la cocción homogénea a la vez que se fomenta que el arroz vaya soltando el almidón que contribuye a que quede un arroz meloso.

Con el arroz bastante al dente (unos 15 minutos de cocción, aproximadamente), se retira y se deja reposar, tapado con un trapo, unos cinco minutos más para que se acabe de cocinar con el calor residual.

Otras recetas de risottos y arroces melosos

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario