Receta fácil de risotto con peperonata, un pisto italiano aromatizado con albahaca y tomillo que sirve como sofrito de este arroz cremoso con queso parmesano típico de la gastronomía italiana.

Ingredientes para 4 personas

Cómo hacer la peperonata

Se pela la cebolla, se lava, y se corta en brunoise (tacos pequeños). En una cazuela, con un chorro de aceite, se pone a pochar la cebolla, a fuego lento, tapada y con un poco de sal para que sude.

Paralelamente, se sacan las pepitas de los pimientos y se trocean a cuadrados. Se lavan bien los calabacines y se trocean a tacos. Se pelan los dientes de ajo y se pican. Se lavan las hojas de albahaca, y también se pican. Se reservan todas las hortalizas.

Con la cebolla ya pochada, se añaden a la sartén los dientes de ajo picados y se doran. Se añaden el resto de hortalizas troceadas y se rehogan. A fuego alto, se vierte el tomate triturado, las hierbas aromáticas y la sal. Se remueve el conjunto y se baja el fuego. Se deja que se cocine hasta que el tomate reduzca, moviendo de tanto en tanto. Se retira una parte para decoración y se reserva. El resto se queda en la cazuela como sofrito para el arroz.

Cómo hacer risotto con peperonata o verduras

En una olla, se pone a calentar el caldo de verdura hasta que hierva. Luego se baja el fuego.

Con el tomate de la peperonata ya reducido, se añade el arroz y se saltea junto a las verduras, sin añadir aún el caldo. Con ello se evita que se abra el grano durante la cocción. Se sabe que el arroz está sellado porque el grano adquiere una textura exterior como de nácar (nacarizada).

La clave del risotto es ir añadiendo el caldo hirviendo poco a poco, a medida que se consume, sin dejar nunca que quede del todo seco. Por ello, se añaden un par de cazos primero, se deja que el arroz los absorba, y se vuelven a añadir un par de cazos, y así sucesivamente hasta que el arroz quede listo. Durante el proceso de cocción también es muy importante ir removiendo siempre el arroz porque, al añadir el líquido poco a poco, se asegurara la cocción homogénea a la vez que se fomenta que el arroz vaya soltando el almidón que contribuye a la cremosidad del plato final.

Con el arroz bastante al dente (unos 15 minutos de cocción, aproximadamente), se retira del fuego, se añaden la mantequilla y el queso parmesano, y se remueve hasta conseguir la textura cremosa. Se tapa con un trapo, se deja reposar unos cinco minutos y queda listo para servir.

Una vez emplatado el arroz, se pone un poco de la peperonata reservada para decoración por encima, tal y como se ve en al fotografía.

Otras recetas de risottos y arroces melosos

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario