El coulis es una salsa suave y fina. Popularizados los coulis de frutas como salsas para postres, también se pueden elaborar coulis salados. ¿Quieres saber cómo? 

¿Qué es el coulis?

Coulis deriva de la palabra francesa «couler» (colar) y lo que caracteriza a un coulis es que los ingredientes triturados en forma de un puré más o menos espeso, se cuelen con un colador fino o un chino para conseguir con ellos una salsa muy fina.

Los coulis de frutas se suelen elaborar para acompañar o napar postres (tarta de queso, mousse de chocolate, crepes, bizcochos, helados, etc), mientras que los coulis de verduras sirven para acompañar e incluso napar carnes, pescados y hortalizas.

Cómo hacer coulis de frutas

Los coulis pueden hacerse en crudo (por ejemplo un coulis de frutas puede elaborarse con la pulpa de las mismas y algo de azúcar que se trituran para luego colarse) o pueden partir de una maceración previa. En este caso, también aplicado a un coulis de frutas, se lavan las mismas (en el caso de fresas, moras, frambuesas, etc) o bien se pelan y se extrae la pulpa y se trocea (por ejemplo, peras, piña, etc). Luego se ponen a macerar con azúcar y jugo de limón. Una vez maceradas, se trituran y se cuelan.

Elaborado el coulis en crudo o por maceración, también se pueden incorporar elementos aromatizantes como menta, hierbabuena, canela, etc., siempre acorde con la fruta con la que se va a elaborar.

A su vez, se pueden hacer coulis de frutas partiendo de un almíbar (en lugar de incorporar el azúcar directamente a la fruta). Para ello, se elabora el almíbar (ver aquí cómo hacer almíbar) y luego, en caliente, se vierte sobre la fruta (mezclada con el jugo de limón, pero aún sin triturar), para dejarlo reposar un poco, colar y triturar (ver aquí receta de coulis de fresa).

También se pueden hacer coulis a partir de frutas que hayan pasado por previa cocción o preparación, por ejemplo, se puede hacer un coulis de peras al vino, para lo cual se elaboran las mismas (ver aquí receta de peras al vino), luego se trituran y se cuelan.

Cómo hacer coulis salados

Coulis de mariscos

A menudo, en los coulis salados se parte de una cocción o preparación previa del ingrediente principal del coulis. Así pues, por ejemplo, se pueden asar al horno o escalivar cebolla, o tomate, o pimientos, para luego triturarlos y colarlos, extrayendo así un coulis de cebollla (que se puede aromatizar con especias como curry), un coulis de tomate (que se puede aromatizar con hierbas como albahaca, orégano, etc), un coulis de pimientos, etc. En ciertos casos, como el de los pimientos, el coulis puede servir como base para una salsa, añadiéndole crema de leche al coulis en un cazo al fuego para que espese.

En este mismo sentido, como base para otra preparación, se emplean a menudo los coulis de mariscos. Estos se elaboran haciendo, por ejemplo, un fumet de gambas o un fumet de bogavante que luego se tritura y se pasa por el colador. Dicho coulis de gambas o de bogavante sirve como base para sopas cremosas de marisco o salsas de marisco.

Escrito por:uranda

Deja un comentario