Receta de cruasanes caseros, una pasta hojaldrada y esponjosa originaria de Austria y popularizada por la gastronomía francesa como croissant.

Ingredientes

Cómo hacer cruasanes o croisssants caseros

Se separan 125gr de harina y se tamizan. Se forma un volcán con la misma.

Aparte, se disuelve la levadura en agua tibia y se añade al cráter del volcán de harina. Se mezcla bien hasta formar una bola que se deja fermentar en un bol con agua hasta que forme una esponja.

Después se tamizan los 375gr restantes de harina y se forma otro volcán. A este se le añade el azúcar, la sal, 2 huevos (el tercero se reserva para pintar) y la leche. Se mezcla bien y se añade la masa fermentada. Se amasa el conjunto durante unos 10 minutos hasta conseguir una masa elástica, algo húmeda, pero que se despegue de manos y mesa. Luego, con la masa hecha una bola, se hacen dos incisiones profundas en la misma en forma de cruz (para luego poderla estirar en forma de cruz) y se deja reposar unos 10 minutos más.

Mientras la masa reposa, se ablanda la mantequilla aparte, dándole una forma de lámina gruesa que luego se deja enfriar ligeramente.

Cuando la masa ya ha reposado, ésta se estira dándole una forma de cruz de cuatro puntas iguales, dejando el centro algo más grueso. Se añade la lámina de mantequilla sobre la masa y esta se cierra tomando primero dos puntas opuestas hacia el centro, y luego las otras dos puntas opuestas hacia el centro.

Después se aplana la masa con un rodillo y se estira dándole forma rectangular (unas 3 veces más larga que ancha). Luego se plega de forma que un extremo de la masa sobrepase el centro del rectángulo y el otro extremo quede un poco por encima de la punta ya doblada. Se repite la operación de estirar-plegar un par de veces más.

Al fin, se ensancha la masa una vez más, de forma alargada o rectangular. Para cruasanes pequeños, se cortan unos triángulos de unos 5cm de base. Luego se hace un corte en cada triángulo de un par de centímetros de largo, ensanchándolo un poco. Por fin, se procede a enrollar cada triángulo, empezando por la base hacia la punta, de modo que quedarán unos cilindros. Estos se deben ensanchar un poco.

Se pone a precalentar el horno a 225ºC.

Se pone papel de horno sobre una badeja de horno. Se pasan los cruasanes a la bandeja del horno y se doblan los extremos de los mismos para dar la forma a los cuernos, apretándolos contra la bandeja. Aparte, se bate el huevo reservado y se pintan los cruasanes con el mismo. Se meten en el horno y se dejan cocer unos 10 minutos a 225ºC (el tiempo puede ser variable en función de cada horno).

Luego se sacan, se dejan atemperar y los cruasanes quedan listos para servir.

Variantes. Los cruasanes también se pueden pintar con un poco de almíbar (ver aquí cómo hacer almíbar). Esto no excluye que se pinten con huevo antes de cocerlos, sino que se pintarían con el almíbar una vez cocidos y fuera del horno. A su vez, se puede elaborar la masa el día anterior y dejar en la nevera plegada y cubierta con papel film para, al día siguiente, estirarla por última vez, dar forma a los cruasanes y cocerlos.

Receta incluida en el menú de recetas para brunch



Otras recetas de tartas, bizcochos, pasteles, tortas y pastas

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario