Receta fácil de guiso de garbanzos con carne en la que estos se cuecen previamente aromatizados con ajo y laurel, para luego añadirlos a un sofrito y guisarlos con costillas de cerdo y vino blanco seco, además de especias.

Ingredientes para 4 personas

  • 300gr de garbanzos secos
  • 6 tiras de costillas de cerdo troceadas
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 2 tomates maduros
  • Un vasito de vino blanco seco
  • Pimentón dulce o picante al gusto
  • Comino
  • Pimienta
  • 2 hojas de laurel
  • 3 dientes de ajos
  • Aceite y sal

Cómo cocer los garbanzos

Los garbanzos secos deben ponerse en remojo un mínimo 12 horas antes de elaborar la receta (la noche antes). Antes de empezar la receta, se escurren y se reservan.

Se hace un corte longitudinal a cada diente de ajo sin pelar. Luego, en una una olla con un chorro de aceite, se doran los ajos. Se incorporan las dos hojas de laurel, se rehogan y añaden los garbanzos. Luego se vierte el agua, se sala y se cuecen a fuego lento y tapados durante unos 3 horas (el tiempo es variable según el tipo de garbanzo, pero el objetivo es que queden al dente, cocidos sin que se deshagan).

Una vez cocidos los garbanzos, se cuelan, reservando el líquido de cocción por un lado y los garbanzos por el otro, y retirando los dientes de ajo para desecharlos.

Cómo hacer el guiso de garbanzos con costillas

Se pela la cebolla, se lava y se corta en juliana (tiras finas). Se reserva.

Se salpimentan las costillas de cerdo troceadas. En una sartén con un chorro de aceite, se sellan las costillas de cerdo. Luego se retiran y se reservan.

En la misma cazuela, con el mismo aceite, se pone a pochar la cebolla, a fuego lento, tapada y con un poco de sal para que sude.

Se lava el pimiento, se eliminan las semillas y se corta en tacos. Se pela y se corta el tomate en brunoise (tacos pequeños)

Cuando la cebolla se haya empezado a ablandar, se añade el pimiento y se saltea. Se incorpora el pimentón, se aparta un momento la cazuela del fuego para evitar que la especia se queme (el pimentón se quema muy rápidamente, amargando), y se remueve. Luego se añade el tomate y se vuelve a poner la cazuela al fuego. Se deja sofreír hasta que reduzca y el conjunto quede espeso. Se incorporan entonces los garbanzos cocidos y las costillas de cerdo, se rehogan, se vierte vino más un vasito del caldo de cocción de los garbanzos y una pizca de comino y se deja guisar hasta que el líquido reduzca.

Otras recetas de garbanzos

Slider
Escrito por:uranda

Deja un comentario